A

Antes de que la Luna se pierda

de tanto exilio y tristeza

y de que estas piedras

puntiagudas y frías

nos oculten

en su vientre de musgo,

quisiera

que no se olvidaran los Dioses

ni de nosotros

ni de esta historia,

que comenzó

cuando podían contarse las aves

y las estrellas del cielo.

alfabetos 2012 2_Página_02

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s